Un acto dedicado a la conmemoración del 75 aniversario del Estatuto de Autonomía de Caspe encabezado por el Presidente de la Fundación Gaspar Torrente, José Luis Melero, y la Presidenta de Chunta Aragonesista y de la Fundación Aragonesista 29 de Junio, Nieves Ibeas, en el que se ha presentado el único ejemplar existente de la bandera del Consejo de Aragón (octubre 1936-agosto 1937). La charla sobre el Estatuto de Caspe ha corrido a cargo de Antonio Peiró.

El acto de homenaje al Justicia de Aragón, con ocasión del Día de las Libertades Nacionales de Aragón, se ha celebrado en el interior del Hotel Don Yo debido a la imposibilidad de acceder al monumento de la Plaza de Aragón a causa de las obras del tranvía. Ello no ha sido óbice para que la sala se llenase de personas habituales en los homenajes de este día y curiosos que deseaban asistir a la presentación de la bandera descubierta recientemente en Barcelona por el coleccionista Rubén Martínez y certificada por el investigador aragonesista y ex-concejal del Ayuntamiento de Zaragoza Agustín Martín. Se trata probablemente de la primera vez que esta bandera (en este caso, de pequeño formato, al estar destinada a ondear en un coche oficial) se encuentra en nuestra capital, ya que el Consejo de Aragón nunca pudo conquistar Zaragoza, aunque la trayectoria de esta pieza tras su captura como botín de guerra por las tropas de Franco sigue siendo desconocida.

Tras las emotivas intervenciones de Melero, Ibeas y José Luis Soro, y la explicación dada por Martínez a su descubrimiento de la bandera del Consejo de Aragón, se ha dado paso a la charla a cargo de Antonio Peiró, quien ha desgranado la importancia del que hubiera sido el tercer estatuto de autonomía (tras el catalán y el vasco, y antes que el gallego o el andaluz) en ser aprobado por las Cortes de la República. Esta importancia radica en el masivo apoyo social que desde toda clase de instancias aragonesas se dio al Congreso de Caspe, pudiéndose decir sin lugar a dudas que Aragón entró con todo derecho en el elenco de las “autonomías históricas”, a pesar de la ocultación que se hizo de esta circunstancia cuando se configuró el actual Estado de las Autonomías.

Siguiendo la tradición que iniciaron los asistentes al Congreso de Caspe de 1936, los participantes en este acto han lucido las cintas con los colores de Aragón que, hoy día, vuelven a prodigarse en los actos aragonesistas.

Anuncios