“La afirmación del carácter nacionalista nuestro, del sentimiento colectivo de los aragoneses, debe manifestarse siempre acentuándolo cada vez más, el deseo de mostrar delante del mundo y de la civilización presente, que somos y queremos ser un pueblo digno, rehusando todas las pequeñeces e íntimos atributos que nos ha embocallado de un modo estupendo, en una falsa aureola de pueblo brutal, compuesto de hombres testarudos sin civilización ni cultura, sujetos a la veneración de una serie de anacronismos…”

Gaspar Torrente, 5 de diciembre de 1919

 

Anuncios